[NOVELA] Lovesick: La caótica vida de los chicos de pantalones cortos azules {Capítulo 33. Un resbalón}

10595856_10152348397012809_2129415456_n

Este post contiene la trama de futuros episodios de Lovesick Season 2. Por favor, evita leerlo si no quieres spoilers.
Lovesick: La caótica vida de los chicos de pantalones cortos azules.
Título original: Chunlamoon Noom Kang Keng Namgern by [INDRYTIMES]

Capítulo 33: Un resbalón.

“¿Todavía no has acabado? Entonces…Te espero fuera.” Es lo que Phun me ha dicho hace 5 minutos, antes siquiera de poner un pie en el aula del club.

Earn y yo nos miramos y nos damos cuenta de que es el momento de dejarse de tonterías y terminar de arreglar el cojín antes de que se nos haga más tarde.

“¿Qué está haciendo aquí?” Me pregunta Earn con su profunda voz mientras yo sigo concentrado en la costura.

Bueno…  No creí que de verdad volvería a recogerme como había dicho.

“No lo sé. Mencionó que iba a volver pero no pensé que hablara en serio.” Me quejo mientras sigo con la puntada. No le estoy mirando, así que no tengo ni idea de qué expresión está poniendo Earn.

“Bien. Voy a buscarle. Debería entrar. Debe haber un millón de mosquitos ahí afuera.”

Buena idea.

Aunque no lo diga, estoy de acuerdo con él. No tengo la oportunidad de decir nada, ya que al momento escucho el sonido de la puerta abriéndose y cómo sale.

¡¿Vas a dejarme solo sin más?! ¡Qué cruel!

Me doy más prisa cosiendo dada la situación. Ahora que Earn no está, todo está espeluznantemente tranquilo. Miro a mi alrededor tímidamente.

Mierda, hasta ahora nunca había odiado ese piano.

Y verlo en un cuarto silencioso y oscuro no ayuda lo más mínimo. Me siento como en una película de terror Hollywoodense.

¡Será mejor que termine esto lo antes posible! Me auto-consuelo al darme cuenta de que ya me falta poco. Entrecierro los ojos y miro el pequeño agujero. Rápidamente coso el cojín, sin importar si queda bien o no (como si ese fuera mi problema), ¡lo único que quiero es irme a casa de una vez!

Mientras estoy sentado aquí, empiezo a preguntarme por qué Earn está tardando tanto.

¿No decía que sólo iba  a invitarle a entrar? ¡Más les vale no haberme abandonado!

Me doy cuenta que mientras más pienso, más tiempo pierdo, así que decido concentrarme en mi trabajo. Ya me preocuparé de la desaparición de ese par después.

Unos minutos más tarde termino de reparar el cojín. Puede que no haya quedado bonito o profesional (quiero decir, sólo me preocupaba cerrar el agujero) pero sigue siendo mejor que contratar a alguien para hacerlo. Necesitamos el presupuesto para otras cosas.

Antes de empezar a guardar la aguja e hilo, observo mi trabajo y lo encuentro satisfactorio. Miro alrededor simplemente para encontrarme solo, rodeado de instrumentos, partituras y la comida que los estudiantes más jóvenes han dejado.

¿Y bien? ¡¿Dónde está Earn?! ¡Ha dicho que iba a por Phun! T_T ¡Me ha mentido! Pienso para mí, sintiéndome traicionado y preocupado al mismo tiempo mientras limpio todo. Agarro mi maletín escolar y salgo volando del aula.

Mientras me pongo los zapatos, mi corazón casi se detiene al ver una extraña sombra en el recibidor del Edificio F. Es pasada la media noche, es imposible que haya nadie por ahí rondando. Me doy cuenta que la sombra se empieza a acercar.

¡Mierda!

¡Mamá! ¡Papá! ¡Ayudadme! ¡Siento no haberos escuchado! ¡Lamento haberme comportado mal! ¡Siento llegar siempre a casa tan tarde e ir en bici por la noche! ¡Lamento no llamaros cuando paso la noche en la casa de un amigo! ¡Prometo ser bueno de ahora en adelante! ¡Ya no os decepcionaré más! ¡Por favor ayudadme! ¡T_T!

Mientras enloquezco y me doy con la cabeza en la pared, siento cómo una cálida mano se posa sobre mi hombro. Empiezo a temblar.

Estoy muerto. ¡Estoy muerto!

“¡¿Qué demonios, Noh?!  ¿Qué haces ahí temblando como una hoja? ¡¿No quieres irte a casa?!”

Espera un segundo. Esa voz me suena familiar.

Lentamente volteo la cabeza para ver de dónde proviene la voz. Earn y Phun se están riendo en voz alta.

“¡Maldita sea! ¡Pensé que os habíais ido! ¡Esto es jodidamente escalofriante!”

“Te asustan los fantasmas. Los chicos estarán todo el día burlándose de ti mañana.”

¡Como sea! ¡¿No será que vosotros también estáis asustados?!

“¡Es tu maldita culpa, Earn! ¿No has dicho que ibas a buscar a Phun? Como tardabas tanto pensaba que te habías ido a casa.” Continúo hablando y golpeo su mano. Regreso mi atención en ponerme los zapatos mientras escucho una risita de Phun.

“Estábamos hablando y se nos pasó el tiempo. ¿Verdad?” El apuesto secretario del consejo estudiantil asiente al presidente del equipo de animadores. Puedo ver a Earn sonreír ampliamente, enseñando sus lindos hoyuelos mientras caminamos hacia la puerta de la escuela.

Una vez que llegamos a la puerta, Earn se da la vuelta y nos pregunta, ¨Oh, ¿Cómo vais a ir a casa? Phun, vas a llevar a Noh, ¿verdad?¨

“Sí.”

Miro la cara de Earn mientras pienso, entonces recuerdo que su casa está en dirección opuesta a las nuestras. “¿Cómo vas a volver a casa, Earn?”

“Voy a llamar a un taxi. Id con cuidado.” Dice mientras llama a un taxi que pasaba justo a tiempo. Le digo adiós con la mano cuando el taxi se va.  Ahora, Phun y yo seguimos aquí esperando un taxi para nosotros.

Miro su rostro, notando sus afilados rasgos con una pizca de cansancio, y me preocupo. “¿No estás cansado? Por tener que ir de un lado a otro de esta forma.” Puedo ver el cansancio en su rostro. No quiero que este joven maestro enferme otra vez, sus padres me van a empezar a acusar de torturarle.

“Estoy bien. ¿Cómo voy a dejar que vayas solo a casa?”

Está siendo caballeroso otra vez. Fíjate, ya está otra vez lanzándome una de sus miradas dulces. Dejo salir un gran suspiro. “Siempre voy a casa solo, no dramatices.” No puedo hacer nada más que quejarme. Phun se ríe suavemente justo cuando vemos a un taxi acercarse.

“A Ekkamai, por favor.” Le dice Phun al conductor. O sea que me dejará a mí primero; él vive en Thong Lo. Escucho al conductor responder con un murmullo y tras ello Phun abre la puerta para darme paso. Qué manera de tratarme como señorita. Estoy tan adormilado y cansado que entro sin pensar.

Se oye el medidor de la radio, que suena suavemente. Escucho una canción lenta lo cual sólo consigue darme más sueño.

Creo que tomaré una pequeña siesta. De todos modos Phun sabe cómo llegar a mi casa, no creo que pase nada por no estar despierto.

Una vez que mi cerebro procesa estos pensamientos, mis ojos se cierran de inmediato, pero justo cuando estoy a punto de dormirme escucho una profunda y alegre voz de Phun. “Un día largo, ¿eh?”

“Mmm…” Es todo lo que mi adormilado yo puede decir.  

Phun continúa con las preguntas, “¿Cómo ha estado mi banda? ¿Somos lo bastante buenos?”

“Mmm…” Sigo teniendo la energía justa para una respuesta de una palabra.

“¿Tienes hambre? ¿Deberíamos parar a comprar algo de comida?”

Ugh, ¿a qué viene esa pregunta?

En este punto me limito a sacudir la cabeza como respuesta. Estoy jodidamente cansado. Da igual, Phun no se da cuenta. “¿Te apetece tomar sopa de arroz en Thong Lo?”

No…”

Tengo sueño, ¿no lo entiendes?

Phun se queda en silencio durante unos segundos antes de empezar a hablar de nuevo. “Noh… ¿Estás molesto conmigo?”

¡¿Qué?!

Eso me despierta un poco. Me pregunto por qué demonios tendría que estar molesto con él. No hay ninguna razón.

Qué sarta de tonterías.

Además, estoy demasiado somnoliento como para pensar en nada más. “Nooo.”

“Ey, siento… Lo de Aim.”

¿Lo siento? ¿Por qué se está disculpando? ¿Aim? ¿Qué pasa con ella?

Arrugo las cejas pero no le doy una respuesta porque creo que no es importante, pero parece que Phun lo ha malentendido.

Me está dando demasiadas excusas. “Ella es del tipo de chica que consigue ir donde quiere y cuando quiere, en cualquier caso. Incluso si le hubiera dicho que no, hubiera venido de cualquier forma. ¿Sabes a lo que refiero, Noh?”

“Mmm…”

Oh, eso es de lo que está hablando.

No lo había pensado, además lo entiendo. “Noh, por favor no seas así…” Bueno, si no estaba enfadado antes, estoy a punto de estarlo.

“¿Qué?”  Hay una pizca de molestia en mi voz.    

“He llevado a Aim porque tenía que hacerlo. Pero a ti he venido a recogerte porque quería, Noh. No te enfades conmigo.”

Este secretario del consejo estudiantil está equivocado.

Ya le dije que no estaba enfadado, ¡y no lo estaba! En este punto, se me ha agotado la paciencia. Repentinamente abro mis ojos y lo miro a la cara. Mis labios se mueven más rápido de lo que puedo pensar. “Mira, no estaba enfadado. Me importa una mierda. Puedes traerla o llevarla a dónde demonios quieras. Es cosa tuya. ¿Lo entiendes? ¡Me importa una mierda lo que hagas!”

¡Ya está! Con un poco de suerte lo entenderá y me dejará dormir.

Después de decírselo, pienso (o asumo) que ahora todo está claro, así que cierro los ojos, esperando poder descansar al fin, pero antes de poder dormir, escucho la monótona voz de Phun.

“Bien, he sido un idiota al asumir que te importaba, olvidé por un momento que en realidad no significo nada para ti. Ni siquiera me puedo comparar con Earn.”

¿Ah? No hay nada que hacer.

Me despierto con el ceño fruncido y miro a su extraña expresión cuando escucho lo último que me dice.  “¿Qué has dicho?” Pero antes de poder contestar, el taxi se detiene frente a mi casa.

Phun agarra mi maletín escolar y me lo da para luego decir: “Dulces sueños, Noh.”. Su mirada no se corresponde en absoluto a sus palabras.

Estoy tan adormilado. Estoy tan confundido. ¿He hecho algo malo?

Qué más da. Estoy tan cansado que sólo quiero llegar a mi cama. Zzzz.

***

Después de dormir por seis horas, mi cuerpo se empieza a sentir revitalizado y energizado como antes.

¿Cómo llegué a casa anoche? No puedo recordarlo.

Recuerdo ir en un taxi con Phun. Haber llegado a mi casa, y haber lanzado los zapatos y los calcetines por ahí para luego subir las escaleras. Ni siquiera me di una ducha, qué asco. Dormir también me ha hecho estar de mejor humor. También me alegra saber que las preliminares progresaron con fluidez. Es un gran alivio.

Entro a la escuela con una enorme sonrisa mientras silbo una alegre canción. Entonces veo a Phun con carpetas en la mano, dirigiéndose a la oficina principal y como siempre, automáticamente lo saludo con la mano.

Pero no me devuelve el saludo, sólo se para a mirarme un momento y desaparece por la oficina principal.

¿Qué demonios le pasa?       

Me deja aturdido. De pronto llega nong Mawin (el mejor amigo de Per) y me saluda respetuosamente.

Eh, ¿tal vez Phun no me ha visto… ¿O es que le pasa algo otra vez? Me doy la vuelta para aceptar el saludo de nong Win y nos dirigimos al club, aunque sigo sintiendo curiosidad. Después de eso, el transcurso del día me resulta extrañamente familiar. Phun me ignora claramente. Sentí  que algo iba mal esta mañana cuando no me devolvió el saludo como suele hacer, pero es que incluso me ha ignorado completamente cuando se dirigía a clase. Ni siquiera me ha mirado.

¡¿Qué demonios te pasa?! ¡¿De pronto necesitas gafas?! Qué más da.

Me doy cuenta de que me está ignorando, pero no estoy triste por eso esta vez, sino porque sigo perplejo.

¡¿Exactamente qué he hecho ahora?!

Me decido a probar que algo va mal enviando una propuesta personalmente a la oficina del secretario del consejo (normalmente envío a un estudiante más joven a hacer este tipo de cosas) porque quiero saber si realmente me está ignorando o no. (Incluso he traído a Om conmigo, solo por si acaso). Una vez allí, le encontramos escribiendo en el ordenador. Su atención estaba en la pantalla, ni siquiera me mira y simple y fríamente me dice: “Puedes dejarlo en el escritorio.”

¡¿Qué demonios, tío?! ¡Hmph! ¡No creas que intentaré arreglar las cosas contigo!

Dejo la oficina sintiéndome muy irritado porque me doy cuenta de que claramente Phun me estaba ignorando. Incluso Om se mete en el tema: “¿Por qué narices ha peleado ahora esta pareja de casados? ¿Puedes ir a arreglar las cosas con tu esposo o esposa o lo que sea? Es muy molesto.”

¡¿Qué?! ¡¿Por qué debería ser yo el que lo haga?! ¡¿Qué he hecho mal?!

Al final ha sido un día desagradable porque ese gilipollas sigue con esa estúpida actitud. Da igual dónde nos veamos, aparta la mirada molesto. (En serio, ¿qué cojones pasa?) No tengo ni idea de cuándo le he molestado. Desde que me ignora he decidido hacer lo mismo en venganza. El problema es que no puedo hacérselo específicamente a él, así que he acabado ignorando a todos los que están a mi alrededor. Cada vez que alguien hace algo “raro” le ataco. Tengo un humor de mierda y no tengo idea de cómo he llegado a estar así.

“Piénsalo detenidamente, ¿qué demonios le has hecho?” Al final, Om no puede soportarlo más (ya que él es más cercano, se lleva la peor parte) y se decide a preguntarme en el descanso. Probablemente estoy enfadado desde esta mañana.

¡Bueno, si supiera qué le he hecho a Phun no estaría tan malhumorado!

“¡No lo sé! No he hecho nada. Ugh, no me acuerdo.”

“¿Así que al final sí que volvió a recogerte anoche?”

“Sí, lo hizo.”

“En serio, sois como una pareja de recién casados. ¿Así que le hiciste enfadar mientras lo estabais haciendo?”

“Que te den. Entramos en un taxi y él me dejo en mi casa. Estaba adormilado, no me acuerdo de casi nada. A ver… Tenía mucho sueño y él seguía intentando hablar conmigo por el camino, pero no recuerdo de qué estaba hablando exactamente.”

“¿Y luego qué? Sigue pensando, estúpido.” Parece que Om le esté poniendo muchas ganas,  pero no. En realidad se limita a hablar mientras levanta el tazón  para beberse la sopa, dejando que me vuelva loco yo solo con mis pensamientos.

Da igual, ¿qué pasó en el taxi?

“¿Después que pasó…? Bueno, él seguía intentando hablarme y yo me enfadé así que yo… Yo…”

“Mira, no estaba enfadado. Me importa una mierda. Puedes traerla o llevarla a dónde demonios quieras. Es cosa tuya. ¿Lo entiendes? ¡Me importa una mierda lo que hagas!” Oh. Mierda.

Ahora lo entiendo todo. Esas palabras se repiten en mi cabeza como si alguien me las gritase una y otra vez. Estoy jodido. Me doy cuenta de lo duro que había sido con él. “Ey…” Om me presta atención de nuevo, una vez me he dado cuenta de lo que hice.

“¿Qué?”

“Ya me acuerdo de lo que hice…”

“¿Y? ¿Hiciste algo malo?”

“Sí…” Om deja salir un suspiro. Sacude su cabeza con cansancio y deja sus palillos. “Entonces ve y arregla las cosas con tu esposo o esposa. He estado contigo. Has estado gritándole a la gente y en cuanto te girabas ponías cara de cachorro triste. Eres un desastre, como cuando mi madre esta con la regla. Date prisa, ve a arreglar las cosas con él, tío. ”

Este bastardo.

No sólo me ha echado, sino que también le ha dado un golpe a mi asiento por debajo de la mesa.

¡Maldito! ¡¿Te crees tan fuerte?! Es un banco largo, así que un grupo de chicos que estaban sentados en el borde se encogieron con el fuerte golpe de Om.

“Tú, has asustado a los chicos.”   

“Sí, sí, pero vete de aquí. Me voy al club. Le estoy enseñando a nong Mick a tocar la trompa.”

“¿Qué demonios, tío? Los rumores dicen que Film es muy protector con él.”

“Bueno, Film no sabe tocar la trompa, así que me lo ha pedido a mí. ¿Podrías dejar de joderme? Ve a arreglar las cosas con tu papi.” Me dice mientras se despide y recoge los tazones, así que me paro a palmear sus hombros un par de veces.

“Muy bien, nos vemos esta tarde.”

“Sí, sí.” Me concede antes de irnos por caminos distintos, a ocuparnos de nuestras cosas.

Dejo la cafetería aturdido, ya que no estoy seguro de dónde puedo encontrar a la persona a la que Om cariñosamente se refiere como mi “papi”.

¿Ese gilipollas comerá en nuestra cafetería?

No le he visto. No habría sido difícil localizar a alguien como Phun Phumipat si hubiera estado aquí.

Tal vez ha ido a almorzar al convento otra vez. ¿Y ahora qué? ¿Debería llamarle antes? Pero… Si alguien hubiera sido así de grosero conmigo, hubiera borrado y bloqueado su número segundos después de que me hubiera dicho todas esas cosas. De cualquier forma, ¡¿por qué abro la boca cuando estoy medio dormido?! ¡Me voy a volver loco! Me pregunto mientras golpeo mi cabeza como castigo por decir esas cosas tan desagradables. Mientras camino sin rumbo, reconozco la espalda del presidente del consejo estudiantil que no está lejos de donde yo estoy. Corro a él velozmente. “¡Fi!”

“¡Ey! ¡Me has asustado! ¿Qué pasa, Noh? ¡Oh! ¡¿Mi banda ha pasado a la siguiente ronda?!”

Dios, no me hagas ser un psicópata.

Frunzo el ceño y miro a la persona con una enorme sonrisa en su rostro, mostrando sus brackets en todo su explendor. “¡Qué gracioso! ¡Todavía no han salido los resultados! ¿Sabes algo de Phun? ¿Dónde está?” Eso es lo que quería preguntarle.

Fi me echa una mirada desconcertada como si hubiera dicho algo que no debería. “Últimamente salís mucho juntos. Así que si tú no sabes dónde está, yo menos. ”

“Bueno, está enfadado conmigo y me ignora. No sé dónde está. ¿Podrías llamarle y localizarle por mí? Por favor, por favor, por favor.” Empiezo a actuar como un niño de 3 años que está pegado a un adulto porque quiere un juguete. Afortunadamente, Fi es más amable que la mayoría de las personas. Cuando uso esta artimaña, la gente suele empujarme para que me vaya.

“¿Qué os pasa? ¿De verdad os habéis peleado? Uh, dame un segundo.”

¿Lo ves? Algo bueno tenía que tener ser amigo del presidente del consejo estudiantil.

Me detengo y espero a que Fi haga la llamada al secretario del consejo. No tarda demasiado en responder.  “Hola, ¿Phun? ¿Dónde estás? Ah, ya veo. ¿Dónde estás? ¿En el gimnasio? Está bien. ¿Estarás ahí un rato más? Oh, nada, nada. Alguien va allí para verte. Sí, vale. Quédate ahí. Jeje. Sí, está bien.”

“¡Muchas gracias, Fi!” Lo abrazo del cuello y lo sacudo violentamente después de que cuelgue el teléfono para demostrarle mi agradecimiento. (¿Será esta la mejor manera de hacerlo?) Después de eso, corro al gimnasio.

Una vez en el gimnasio, veo que Phun sigue ahí. Parece que está preparándose para la clase de educación física, ya que se ha cambiado de pantalón. Sé que me ha visto porque ha mirado hacia aquí pero no ha tardado en desviar la mirada valientemente.

¿Hasta cuándo vas a seguir con esto?       

Me quedo aquí, torpemente hasta que alguien grita mi nombre. Pero no es Phun. “¡Oh! ¡Noh!”. Es Thum, el compañero de Phun. Solía estar en nuestro club pero tuvo que salirse el semestre pasado porque su padre cree que debe concentrarse más en los estudios. Mi padre es como el suyo, pero… No lo escucho. Jajaja. (¡Lo siento, papá!)

“¿Cómo estás, Thum? No has pasado por el club, tío” Lo saludo mientras camina hacia mí. Veo que Phun corre para jugar al baloncesto con su amigo sin siquiera darse la vuelta para mirarme.

Thum empuja ligeramente mi hombro. “¡Mentira! He estado yendo. Tú eres el que no está nunca por allí últimamente. ¿Qué clase de presidente del club eres tú?”

Oh, ¿en serio? Jajaja.

Es verdad que he estado entrando y saliendo últimamente. Afortunadamente, tengo a Om que permanece al cuidado del club, sin salir de allí, como un espíritu atrapado en ese lugar. Él me ha estado poniendo al corriente de las cosas, si no ya me habrían reñido. Dejo salir una risita seca y él me sigue preguntando. “¿Y bien? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Vienes a ver a alguien?”.

“Sí, busco a Phun. ¿Podrías llamarle por mí? Está siendo un imbécil.” Suelto un par de insultos, pero bueno, realmente está siendo un imbécil y ni siquiera está dispuesto a escucharme.

“¿Qué os pasa?” Thum parece confundido pero se da la vuelta para llamar a Phun. “¡Phun! ¡Phun! ¡Phun! ¡Phun! ¡Phun, maldito gilipollas!”

¿Lo ves? Se está comportando como un imbécil incluso con su compañero de clase.

Me da pena que Thum tenga que gritar tan fuerte para que Phun le haga caso. Se va a quedar afónico. “Vale, definitivamente está siendo un imbécil. Yo me encargo.” Esta vez Thum es el que está cabreado. Y lo compruebo al verle correr hacia la cancha de baloncesto para buscar a Phun, lo cual es un poco satisfactorio de ver.

Intercambian unas cuantas palabras antes de que Phun camine hacia donde yo estoy con una expresión rara.

¿Qué debo hacer ahora? ¿Qué debería decirle?

“¿En qué puedo ayudarte, Noh?”

Dios, ¿y se presenta hablándome formalmente? Me va a costar una eternidad arreglar las cosas con él.

Empiezo siendo yo mismo. “¿Qué… Demonios estabas haciendo?”

Da igual. La respuesta de Phun es todo menos favorable. “Nadando, ¿tú qué crees?”

Maldición, ¡¿no puede tomárselo en serio?!

 “Jo-” casi lo maldigo pero decido detenerme porque estoy aquí para hacer las paces con él y tengo que ser agradable. “¿Es… Divertido? ¿Te estás divirtiendo?” Cambio a otra palabra.

Parece haberle pillado por sorpresa, probablemente porque no sabe cómo responder. Normalmente respondería algo ofensivo, pero esta vez está tranquilo. Ya no está jugando y yo me empiezo a sentir desanimado.

Decido rascarme la cabeza e ir al grano. “Ey…¿Por qué eres tan malo? No quería decir las cosas que dije. Anoche…estaba medio dormido. Vamos, no seas así.”

“…”

Silencio. El número al que llama no está disponible, por favor inténtelo más tarde.

Parece que ni siquiera está escuchando lo que estoy intentando explicarle. Se da la vuelta y le asiente a su amigo en la cancha, antes de voltearse a verme con una expresión fría.

“¿Necesitas algo más? Tengo que irme.”

Mentiroso. El descanso no se acaba dentro de poco. ¿Qué? ¿Te molesta tener que hablar conmigo?

De todas formas no quiero seguir molestándole, no sea que empeore las cosas.

“Sí. Vete…” Incluso le digo que se vaya, pero en el fondo no puedo evitar sentirme herido. En el momento en que Phun se da la vuelta para alejarse, de pronto me siento asustado y perdido. Mi mano se mueve más rápido que mi cabeza y agarro su brazo. “Ey…”

“¿Qué?”  Me pregunta, con un tono hostil . Y_Y Sintiéndome un poco rechazado, busco en mi bolsa un dulce que había comprado para compartirlo con él.

“Toma… Por si te entra sueño esta tarde. Te ayudará.”

Ey, es un tesoro muy importante, ¡y lo sabes!

Le doy el dulce. No estoy seguro de si estoy alucinando, pero juraría que veo a Phun sonreír antes de regresar a su cara de piedra. “Sí… Gracias.” Me dice antes de alejarse de mí.

¡Ugh, se enfada muy rápido!  Incluso he venido hasta aquí para intentar arreglar las cosas contigo. ¡Si insistes en seguir enfadado, no me molestaré en intentarlo de nuevo! ¡Blah!

__

Traducción al inglés: KudaLakorn
Traducción al español: Thai Underground Fansub

4 comentarios en “[NOVELA] Lovesick: La caótica vida de los chicos de pantalones cortos azules {Capítulo 33. Un resbalón}

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s